Select Page

NOVILUNIO EN ACUARIO: ALTRUISMO, SERVICIO, SACRIFICIO

Descargar el .pdf

Acuario, el undécimo signo, es el signo de relaciones, interacción y conciencia universales.

Acuario… expresa la actividad de la mente que ha sido iniciada en los propósitos de la Mente Universal. Es el signo que pone al alma en cooperación activa con el plan interno de Dios. A esto llamamos servicio. Podría decirse que lo que verdaderamente está teniendo lugar en el mundo hoy día es la trasferencia de la energía del plexo solar planetario al centro cardíaco planetario. Las fuerzas de la avaricia, la agresión, el glamur y la codicia serán trasmutadas en la presente hoguera de dolor y ardiente agonía y serán elevadas al centro cardíaco. Allí serán transformadas en poder de sacrificio. Astrología Esotérica

… Espacio de Silencio…

… Subyaciendo en el entero problema sicológico de la humanidad como un todo, reside esa actitud mayor hacia la existencia que caracterizamos como Deseo. Todas las complejidades menores están basadas en este impulso básico, subordinadas a él, o emergen de él. Freud llama “sexo” a este impulso, lo cual es, no obstante, solamente otro nombre para el ímpetu de atracción por el no-yo. Otros sicólogos hablan de esta actividad dominante como la “vida-de-anhelo” de la humanidad, y explican todas las tendencias características afines, todas las reacciones emocionales y la tendencia de la vida mental en términos de los subyacentes anhelos, ansias y aspiraciones adquisitivas como “mecanismos de defensa” o “vías de escape” de la inevitabilidad de las condiciones circundantes. A estos anhelos y ansias y al trabajo incidental a su cumplimiento, todos los hombres dedican sus vidas, y todo lo que se hace es en un esfuerzo por satisfacer la necesidad conciencializada, por enfrentar el desafío de la existencia con la demanda de felicidad, de cielo y del cumplimiento final del estado ideal esperado.

Todo está gobernado por alguna forma de urgencia hacia la satisfacción, y esto caracteriza la búsqueda del hombre en toda etapa de su desarrollo —sea el instintivo impulso de auto-conservación, que puede observarse en el salvaje en su búsqueda de alimento o en los problemas económicos del hombre civilizado moderno; sea el impulso de auto-reproducción y la satisfacción de ese apetito que hoy resulta en la complejidad de la vida sexual de la raza; sea el impulso de ser popular, amado y estimado; sea el impulso de gozo intelectual y la apropiación mental de la verdad, o el profundamente arraigado deseo de cielo y descanso que caracteriza al cristiano, o la aspiración de iluminación que es la demanda del místico, o el ansia de identificación con la realidad que es el “anhelo” del ocultista. Todo esto es deseo en alguna forma u otra, y por estos impulsos la humanidad está gobernada y controlada; diría muy definidamente controlada, pues esto es sólo una simple declaración del caso.

Esta conciencialización de la inclinación fundamental o factor controlador del hombre, es lo que hay detrás de la enseñanza dada por el Buda, la cual está corporizada en las Cuatro Nobles Verdades:

a. Existencia en el universo fenoménico es inseparable de sufrimiento y aflicción.
b. La causa de sufrimiento es deseo de existencia en el universo fenoménico.
c. La cesación de sufrimiento es obtenida erradicando deseo de existencia fenoménica.
d. El Sendero a la cesación de sufrimiento es el noble óctuple sendero.

Conciencializar la urgencia de la necesidad del hombre de ser rescatado de su propia naturaleza-deseo, fue lo que condujo a Cristo a enfatizar la necesidad de buscar el bien del vecino a diferencia del bien propio, y aconsejar la vida de servicio y auto-sacrificio, de olvido de sí mismo y amor a todos los seres. Sólo de esta manera pueden la mente del hombre y “el ojo del corazón” ser apartados de las propias necesidades y satisfacción, y dirigidos hacia las demandas más profundas de la raza misma.

Hasta que un hombre está de pie en el Sendero de Perfección, no puede captar realmente la imperativa demanda de su propia alma de liberarse de la búsqueda de satisfacción externa, material, tangible, y del deseo. Ha sido esta demanda lo que indicó la necesidad del alma de encarnar y de funcionar, durante un período necesario, bajo la Ley de Renacimiento. A medida que el trabajo de purificación prosigue sobre el Sendero de Purificación, esta demanda de liberación deviene más fuerte y más clara, y cuando el hombre sale al Sendero de Discipulado, entonces la Ley de Repulsa puede, por primera vez, comenzar a controlar sus reacciones. Esto tiene lugar inconscientemente al principio, pero deviene más potente y más conscientemente apreciado a medida que el discípulo toma una iniciación tras otra, agudizándose cada vez más su comprensión. Un Tratado sobre los Siete Rayos, T. II (en revisión)

Nuestro estudio de las energías presentadas a nuestra atención cuando estudiamos [la] Regla X nos ha llevado a la consideración de:

Energía de la Personalidad, emanando de:
 Hombre coordinado.
 Seres humanos dominantes.
 Grupos: tales como
1. La Jerarquía de Adeptos.
2. El Grupo de Místicos de la Nueva Era, que se está integrando.

Esta será una consideración importante, pues este grupo de místicos está aumentando cada año en potencia.

Energías planetarias, emanando de:
 Los siete planetas.
 La Tierra.
 La Luna.

Sólo unas pocas cosas pueden notarse acerca de esta sección de energías y acerca de la próxima, pues esta es una serie de Instrucciones para el aspirante y no un tratado sobre energía.

Energías solares, emanando de:
 El sol físico.
 Fuentes cósmicas.

Toda la humanidad se está esforzando hacia el cuarto plano de unión entre los tres superiores y los tres inferiores, pero, en este momento actual, el plano de la mente o del fuego, es el más importante.

“Nuestro Dios es un Fuego consumidor” se refiere primariamente a Agni, el factor controlador en esta era. Los devas del fuego jugarán una parte cada vez más importante en todos los procesos de la tierra. A ellos está encomendado el trabajo de inaugurar la Nueva Era, el nuevo mundo y la nueva civilización y el nuevo continente.

A medida que pase el tiempo… se inaugurará la era del aire. A medida que el principio búdico se manifieste y se logre aunamiento, veremos nacer esta era de aire. Una corroboración de esto puede ser vista en el gradual control del aire por los hombres. En un sentido esotérico, todo en el futuro devendrá más ligero, más rarificado y más eterealizado. Estoy eligiendo mis palabras con cuidado.

… Espacio de Silencio…

Nuevamente señalaría que no perderemos tiempo en complicaciones planetarias ni en la interacción de energías solares, sino que nos ocuparemos de las leyes del vivir práctico espiritual. Trato sólo de presentar unos pocos pensamientos que tienen relación con la era venidera y que permitirán al hombre avanzar hacia esa gloriosa herencia que es suya y de la cual debe entrar en posesión inevitablemente bajo la buena Ley y a través de la experiencia de renacimiento.

“Yo soy” —el grito de todo ser humano;

“Yo soy Ese” —el grito de toda personalidad, quien realiza su yoidad y usa su personalidad para expresar la voluntad de la entidad que mora internamente, la verdadera persona.

“Yo soy ese Yo soy” —el grito del alma individual cuando está perdida en el todo y realiza su unicidad con el alma o yo de todos.

… Espacio de Silencio…

Las características más destacadas de esas personalidades que aún no están centradas-en-el-alma o controladas-por-el-alma, son: dominio, ambición, orgullo y una falta de amor al todo, aunque frecuentemente poseen amor por quienes son necesarios para ellas o para su confort.

Tienen por lo tanto en el desarrollo secuencial de la humanidad las siguientes etapas:
 La de la conciencia animal.
 El individuo emocionalmente polarizado, egoísta y gobernado por deseo.
 Las dos etapas anteriores, más una creciente captación intelectual de condiciones circundantes.
 La etapa de responsabilidad hacia familia o amigos.
 La etapa de ambición y de ansia de influencia y poder en algún campo de expresión humana. Esto conduce a esfuerzo renovado.
 La coordinación del equipo de la personalidad bajo el estímulo mencionado más arriba.
 La etapa de influencia, egoístamente usada y frecuentemente destructiva, porque las cuestiones superiores no son registradas aún.
 La etapa de una constantemente creciente concienciación grupal. Esto es contemplado:
a. Como un campo de oportunidad.
b. Como una esfera de servicio.
c. Como un lugar donde el sacrificio para el bien de todos deviene gloriosamente posible.

El problema consiste en averiguar en qué peldaño de la escala y en qué fase uno se encuentra en cualquier momento particular. Detrás de cada ser humano se extiende una larga serie de vidas y algunos se dirigen ahora hacia la etapa de la expresión de la personalidad dominante egoísta, y se están haciendo individuos en plena concienciación consciente. Esto, para ellos, es un paso adelante así como lo es el discipulado para todos ustedes. Otros ya son personalidades y están comenzando a experimentar con la energía que fluye a través de ellos y a reunir a su alrededor a esas personas que vibran en la misma nota y para quienes ellos definitivamente tienen un mensaje. De ahí las miríadas de pequeños grupos por todo el mundo, trabajando en todo campo conocido de expresión humana. Otros han sobrepasado esa etapa y están llegando a descentralizarse de la expresión de la personalidad en los tres mundos de vida humana y están motivados por una energía que es el aspecto superior de la energía personalidad. Ya no trabajan, planifican ni luchan para expresar sus personalidades y hacer su impacto individual en el mundo ni para reunir magnéticamente a su alrededor un grupo de personas que los admiren y de ese modo alimenten las fuentes de su orgullo y ambición y que los hagan influyentes e importantes. Están comenzando a ver las cosas en una perspectiva más nueva y más verdadera. A la luz del Todo, la luz del pequeño yo se desvanece, así como la luz inherente a todo átomo del cuerpo es reunida y obliterada en la luz del alma cuando esa resplandece en toda su gloria.

Cuando esta etapa de altruismo, de servicio, de subordinación al Yo Uno, y de sacrificio al grupo, deviene el objetivo, un hombre ha alcanzado el punto donde puede ser recibido en ese grupo de místicos y conocedores mundiales y trabajadores grupales que es el reflejo de la Jerarquía planetaria en el plano físico. Un Tratado sobre Magia Blanca (Edición en revisión)

La idea de servicio es, en este momento, la idea mayor a ser captada pues (al captarla) nos abrimos ampliamente a las nuevas influencias entrantes. La Ley de Servicio es la expresión de la energía de una gran Vida, quien, en cooperación con Aquel “en Quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser”, está sometiendo a la familia humana a ciertas influencias y corrientes de energía que finalmente harán tres cosas:
1. Despertar el centro coronario en todos los aspirantes y discípulos.
2. Permitir a la humanidad emocionalmente polarizada enfocarse inteligentemente en la mente.
3. Trasferir la energía del plexo solar al corazón.

Este desenvolvimiento que podríamos denominar “la conciencia del corazón” o el desarrollo de verdadero sentimiento, es el primer paso hacia concienciación grupal.

Esta concienciación grupal y esta identificación con el aspecto sentimiento de todos los grupos es la cualidad que conduce a servicio —un servicio a ser prestado como los Maestros lo prestan, y como el Cristo nos lo demostró en Galilea.

¿Cómo definimos la palabra “Servicio”?

La definición de esta palabra no es fácil. Demasiado se ha intentado definirla desde el ángulo de conocimiento de la personalidad. Servicio puede ser brevemente definido como el efecto espontáneo de contacto del alma. Este contacto es tan definido y fijo que la vida del alma puede fluir a raudales a través del instrumento que el alma debe forzosamente usar sobre el plano físico. Es la manera por la cual la naturaleza de esa alma puede demostrar en el mundo de asuntos humanos. Servicio no es una cualidad o una performance; no es una actividad hacia la cual la gente deba esforzarse enérgicamente, ni es un método de salvamento mundial. Esta distinción debe ser claramente captada, o de lo contrario toda nuestra actitud para con esta muy importante demostración del éxito del proceso evolutivo en la humanidad estará en falta.

Servicio es una demostración de vida. Es un afán-de-alma, y es tanto un ímpetu evolutivo del alma como el afán de supervivencia o la reproducción de la especie es una demostración del alma animal. Esta es una declaración de importancia.

Es un instinto-de-alma, si podemos usar una expresión tan inadecuada y es, por lo tanto, innato y peculiar al desenvolvimiento de alma. Es la característica sobresaliente del alma, así como deseo es la característica sobresaliente de la naturaleza inferior. Es deseo grupal, así como en la naturaleza inferior es deseo de personalidad. Es el afán de bien grupal. No puede, por lo tanto, ser enseñado o impuesto sobre una persona como una deseable evidencia de aspiración, funcionando desde afuera y basada sobre una teoría de servicio. Es simplemente el primer efecto real, evidenciado sobre el plano físico, del hecho de que el alma está comenzando a expresarse en manifestación externa.

El campo de servicio, ante todo, se demuestra como la vida del Espíritu, obrando dentro de la región de la propia naturaleza de un hombre. Lo primero que el alma tiene que hacer, cuando se ha establecido contacto y el hombre lo sabe en su conciencia cerebral y debido a la impresión activa de la mente, es que el hombre se percate de que él es un principio viviente de divinidad, y luego preparar la triple naturaleza inferior de manera que automáticamente pueda someterse a la Ley de Sacrificio. Entonces no ofrecerá impedimento alguno a la vida que debe fluir y fluirá a través de ella. Esta es la primera y más ardua tarea, y esta es la tarea de la que se ocupan los aspirantes del mundo en este momento. ¿No indica esto, acaso, el punto de evolución alcanzado por la mayoría?

Cuando el ritmo de esta ley ha sido impuesto y el ímpetu natural del hombre en encarnación es ser una expresión del alma, y cuando este ritmo puede ser establecido como una expresión diaria natural, el hombre comienza a “permanecer en ser espiritual” y la vida que fluye a través de él, suave y naturalmente, tendrá entonces un efecto sobre su entorno y sus asociados. Este efecto puede entonces ser llamado una “vida de servicio”.

El servicio es, por excelencia, la técnica de correctas relaciones grupales, sea la correcta orientación de un niño antisocial en una familia, la inteligente asimilación de un alborotador en un grupo o el manejo de los grupos antisociales de nuestras grandes ciudades, la técnica correcta a emplear en la orientación de los niños en nuestros centros educativos o la relación entre los partidos religiosos y políticos o entre nación y nación. Todo esto es parte de la nueva y creciente Ciencia del Servicio. La imposición de esta ley del alma traerá finalmente la luz a un mundo perturbado y liberará las energías humanas en correctas direcciones. Sicología Esotérica II (Edición en revisión)

… amor y voluntad están estrechamente identificados en los niveles superiores de conciencia y servicio; las dos energías básicas en realidad constituyen una sola gran expresión de divino planeamiento y propósito.

La voluntad es fundamentalmente una expresión de la Ley de Sacrificio. Discipulado en la Nueva Era II

Los estudiantes deberían tener presente que necesitan liberarse de la usual idea de sacrificio como un proceso de abandono, de renunciación a todo lo que hace a la vida digna de vivirse. Sacrificio es, técnicamente hablando, lograr un estado de bienaventuranza y de éxtasis porque ello es la realización de otro aspecto divino, escondido hasta entonces tanto por el alma como por la personalidad. Es comprensión y reconocimiento de la voluntad-al-bien que hizo posible e inevitable la creación, y que fue la verdadera causa de manifestación. Reflexionen sobre esto, ya que es muy diferente en su significación de los usuales conceptos respecto a sacrificio. Los Rayos y las Iniciaciones

La voluntad no es, como tantos creen, una contundente expresión de intención; no es una determinación fija de hacer así y así o de concretar ciertas cosas. Es fundamentalmente una expresión de la Ley de Sacrificio; bajo esta ley, la unidad reconoce responsabilidad, se identifica con el todo, y aprende la significación esotérica de las palabras: “Teniendo nada (sacrificio) y sin embargo poseyendo todas las cosas (universalidad)”. Discipulado en la Nueva Era II

El Sacrificio de un Salvador del Mundo es el tema del romance histórico de todos esos grandes Hijos de Dios quienes, en el trascurso de las edades, han arribado a una comprensión de la significación del divino propósito de Dios… Ya sea que ellos representen este drama, como lo hizo el Cristo, para presentar al hombre el simbolismo de muerte y sacrificio, o si representan este drama, como lo hizo el Buda, para demostrar al hombre el sacrificio y la muerte del deseo personal, el tema sigue siendo el mismo —la muerte de eso que es inferior a fin de poner en libertad eso que es superior, o —en una escala mayor— la muerte de eso que es superior en el orden y escala de ser, a fin de poner en libertad eso que es superior.

Pero la lección necesita ser aprendida (y es la lección que el hombre ahora está interesado en aprender), que muerte como la conciencia humana la comprende, dolor y tristeza, pérdida y desastre, alegría y angustia, sólo son tales porque el hombre, todavía, se identifica con la vida de la forma y no con la vida y conciencia del alma…

En el momento en que un hombre se identifica con su alma y no con su forma, comprende entonces el significado de la Ley de Sacrificio; espontáneamente es gobernado por ella…

En la Nueva Era ampliaremos nuestro concepto de este término: Salvador del Mundo. los Salvadores del Mundo deben ser reconocidos como surgiendo para servir a la raza, con sacrificio de alguna clase a lo largo de muchas líneas y en muchas formas. Puede que sean grandes gobernantes, o dictadores, políticos, estadistas, científicos y artistas. Su trabajo es el trabajo de salvamento, de restitución, o renovación y revelación, y, a través del sacrificio de sí mismos, ellos lo cumplen. Como tales, ellos deben ser reconocidos por lo que son. Sicología Esotérica II (Edición en revisión)

… Espacio de Silencio Profundo previamente a la
Meditación del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

Descargar el .pdf