Fundación Lucis tiene como propósito sustituir el actual materialismo existente en las relaciones humanas e internacionales y en los asuntos mundiales, por los valores espirituales.

La interrelación de la humanidad es muy estrecha, siendo tal su interdependencia espiritual, mental y sicológica que cualquier solución permanente de los problemas humanos que dividen y crucifican a la humanidad debe basarse en esta premisa y en la escala espiritual de valores que, en realidad, reemplazará a los beneficios materiales que el hombre anhela. El deseo por los bienes materiales y poder material habrán de ser reemplazados por la aspiración espiritual.

Muchas personas dan su tiempo, energía, capacidad y dinero a fin de desarrollar el propósito que impulsa a Fundación Lucis: ayudar a demostrar que existe Un mundo, Una Humanidad y Un Dios.

Las actividades de Servicio, los encuentros reflexivos y de Meditación, la revista El Servidor, los afiches, las tarjetas de La Gran Invocación y todo el material de buena voluntad y triángulos son distribuidos gratuitamente y solventados por contribuciones voluntarias y donaciones.

En respuesta a las sugerencias del Tibetano consideramos que debemos inaugurar la era del uso de dinero para la Jerarquía espiritual, y llevar esa necesidad a los reinos de invocación.

Así como en el pasado el dinero ha sido el instrumento del egoísmo del hombre, ahora tendrá que ser el instrumento de su buena voluntad» (Discipulado en la Nueva Era).

«Procuremos sentir verdadero amor a través nuestro y tratemos intensamente de expresar este amor a todos los seres con quienes entramos en contacto. Este es el gran agente atractivo y desinteresado, en los asuntos mundiales«. (Introducción a la Meditación para atraer dinero con fines espirituales).