«CATORCE REGLAS PARA INICIACIÓN GRUPAL»

[Audios para estudio del libro Los «Rayos y las Iniciaciones»]

INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DE LAS REGLAS

Comenzaremos ahora a estudiar las catorce reglas para quienes van en pos de la iniciación en cualesquiera de sus grados. En el libro Iniciación Humana y Solar di las reglas para quienes intentan ingresar en los grados del discipulado. Quisiera ocuparme brevemente de la significación de la palabra “Regla” y dar una idea de su significado esotérico. Hay mucha diferencia entre una Ley, una Orden o Mandato, y una Regla, y debe reflexionarse detenidamente sobre dicha distinción. Las leyes del universo son simplemente métodos de expresión, los impulsos de la vida y el sistema de existencia o actividad de Aquel en quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. No hay manera de evitar estas leyes en el último análisis, ni de negarlas, pues somos eternamente impelidos a la actividad por ellas, rigiendo y controlando (desde el ángulo del Eterno Ahora) todo lo que sucede en tiempo y espacio. Órdenes y mandatos son débiles interpretaciones dadas por los hombres a lo que ellos comprenden por ley. En tiempo y espacio, en cualquier momento dado y localidad determinada, los mandatos son formulados por quienes están en una posición de autoridad o parecen dominar o están en una posición de hacer cumplir sus deseos. Las leyes son ocultas y básicas. Las órdenes indican la debilidad y limitación humanas.

Las reglas son, sin embargo, diferentes. Son el resultado de la experiencia comprobada y de milenarias empresas y —sin asumir la forma de leyes ni las limitaciones de un mandato— las reconocen aquellos para los cuales han sido creadas y por lo tanto evocan de ellos una rápida respuesta intuitiva. No es necesario exigir su cumplimiento sino que son aceptadas voluntariamente y puestas a prueba en la convicción de que la evidencia del pasado y el testimonio de las épocas garantizan el esfuerzo necesario para los requerimientos expresados.

Esto es verdad respecto a las catorce Reglas que ahora vamos a estudiar. Quisiera recordarles que sólo un iniciado consciente puede comprender verdaderamente su significación, y también que vuestro esfuerzo por comprender desarrollará en ustedes el comienzo de ese iniciar conciencia,1 siempre y cuando traten de poner en práctica y aplicar dichas reglas voluntariamente en su vida diaria. Pueden ser aplicadas de tres maneras —física, emocional y mentalmente— y una cuarta que puede ser mejor descrita con las palabras: “la respuesta, de la personalidad integrada, a la interpretación y comprensión del alma”.

Otro punto sobre el cual quisiera llamarles la atención antes de abocarnos a la interpretación de esta regla, es que deben buscar la aplicación grupal, el significado grupal y la luz grupal. Acentúo enfáticamente las palabras “luz grupal”. Por lo tanto, se trata de algo básicamente nuevo en el campo de la enseñanza oculta, y la dificultad de comprenderlo inteligentemente es muy grande. Los verdaderos significados no son tan sencillos como parecen superficialmente. Las palabras de estas reglas parecerían casi vulgarmente familiares. Si significaran exactamente lo que aparentan, no sería necesario sugerirles las significaciones e ideas subyacentes. Pero no son tan simples.

En resumen: estas Reglas deben ser leídas con la ayuda del sentido esotérico en desarrollo; se relacionan con la iniciación grupal a pesar de que son aplicables individualmente; no son lo que aparentan ser superficialmente —verdades espirituales trilladas y estereotipadas— sino reglas para la iniciación que, si se cumplen, llevarán al discípulo y al grupo a través de una gran experiencia espiritual; corporizan las técnicas de la Nueva Era, las cuales necesitan actividad grupal, procedimiento grupal y acción unida. Anteriormente dije que estas reglas son el resultado de la experiencia comprobada, y mi uso de la palabra “nuevo” en esta connotación, se relaciona con el conocimiento humano pero no con el procedimiento iniciático. Eso siempre ha existido y siempre, en las grandes crisis de iniciación, los discípulos han avanzado en grupos, aunque no se hayan dado cuenta. Ahora los discípulos pueden ser conscientes de esto y los diversos ashramas de rayo no sólo presentarán sus grupos (grandes o pequeños) al Iniciador, sino que el personal de estos grupos ahora será consciente del hecho de la presentación grupal. Además deberán captar el hecho de que la amplitud de su conocimiento depende de su descentralización. Les pediré que cavilen y reflexionen sobre este último enunciado.

INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DE LAS REGLAS PARA INICIACIÓN GRUPAL

Links a los audios de:
Catorce Reglas para Iniciación Grupal

REGLA UNO

Dentro del fuego de la mente, enfocado dentro de la clara luz de la cabeza, que el grupo permanezca. La tierra ardiente ha realizado su trabajo. La clara luz fría resplandece y fría es, y sin embargo el calor —evocado por el amor grupal— permite la calidez de mudanza energética. Detrás del grupo queda la Puerta. Ante ellos se abre el Camino. Juntos, que el grupo de hermanos siga adelante —fuera del fuego, en el frío y hacia una más nueva tensión.


REGLA DOS

La Palabra ahora ha sido pronunciada desde el gran punto de tensión: Aceptado como grupo. No retiren ahora vuestra solicitud. No podrían, aunque quisieran; pero agreguen a ello tres grandes demandas y avancen. Que no haya rememoración alguna y sin embargo que rija la memoria. Trabajen desde el punto de todo lo que está dentro del contenido de la vida unida del grupo.


REGLA TRES

Dual el avance. La Puerta es dejada atrás. Eso es un acontecimiento del pasado. Que el grito de invocación emane desde el profundo centro de la clara y fría luz del grupo. Que evoque respuesta del brillante centro, que está muy por delante. Cuando la demanda y la respuesta se pierden en un único gran Sonido, salga del desierto, deje los mares atrás y sepa que Dios es Fuego.


REGLA CUATRO

Que el grupo procure que todos los dieciocho fuegos vayan apagándose y que las vidas menores retornen a la reserva de vida. Esto deben ocasionarlo mediante la evocación de la Voluntad. Las ruedas menores no deben dar vueltas para siempre en tiempo y espacio. Sólo la Rueda mayor debe en adelante moverse y girar.


REGLA CINCO

Al unísono que el grupo perciba la Tríada resplandeciendo, atenuando la luz del alma y extinguiendo la luz de la forma. El Todo macrocósmico es todo lo que hay. Que el grupo perciba ese Todo y luego ya no use el pensamiento, “Mi alma y la tuya”.


REGLA SEIS

Que el grupo sepa que la vida es una y nada puede jamás quitar o tocar esa vida. Que el grupo conozca la vívida, flamígera, impregnante vida que anega al cuarto cuando el quinto es conocido. El quinto se alimenta del cuarto. Que entonces el grupo —fusionado en el quinto— sea nutrido por el sexto y séptimo, y comprenda que todas las reglas menores son reglas en tiempo y espacio y no pueden retener al grupo. Este avanza en la vida.


REGLA SIETE

Que la vida grupal emita la Palabra de invocación y así evoque respuesta dentro de esos distantes Ashramas donde se mueven los Chohanes de la raza de los hombres. Ellos ya no son hombres como son los Maestros, sino que, habiendo pasado más allá de esa etapa menor, Se han vinculado con el Gran Concilio en el Lugar Secreto más elevado. Que el grupo haga sonar un acorde dual, reverberando en las aulas donde se mueven los Maestros pero hallando pausa y prolongación dentro de esas radiantes aulas donde se mueven las “Luces que llevan a cabo la Voluntad de Dios”


REGLA OCHO

Que el grupo encuentre, y dentro de sí mismo, respuesta a los siete grupos mayores que llevan a cabo la voluntad jerárquica con amor y comprensión. El grupo contiene a los siete, el grupo perfecto. Los siete menores, los siete mayores y los siete planetarios forman un solo gran todo, y el grupo debe conocerlos. Cuando esto sea conciencializado y la Ley de los Siete Suplementarios sea comprendida, que el grupo comprenda los Tres y luego el Uno. Esto pueden hacerlo con el aliento unido y el ritmo unificado.


REGLA NUEVE

Que el grupo sepa que no hay otros yoes. Que el grupo sepa que no hay ningún color, sólo luz; y entonces que la oscuridad sustituya a la luz, ocultando toda diferencia, borrando toda forma. Luego —en el lugar de tensión y en ese punto, el más oscuro— que el grupo vea un punto de fuego claro y frío, y en el fuego (justo en su mismísimo corazón) que aparezca el Iniciador Uno Cuya estrella fulguró cuando se pasó por primera vez la Puerta.


REGLA DIEZ

Las reglas para el trabajo dentro de los velos de maya son conocidas y han sido utilizadas. Que el grupo amplíe todas las rasgaduras dentro de esos velos y de este modo deje entrar la luz. Que la Hueste de la Voz no se oiga más, y que los hermanos sigan adelante dentro del Sonido. Que entonces conozcan el significado del o.m. y que oigan ese o.m. como es emitido por Él Quien permanece y espera en el centro mismo de la Cámara del Concilio del Señor.


REGLA ONCE

Que el grupo en conjunto traslade el fuego dentro de la Joya en el Loto a la Tríada y que encuentren la Palabra que llevará a cabo esa tarea. Que destruyan mediante su Voluntad dinámica eso que ha sido creado en el punto medio. Cuando el punto de tensión sea alcanzado por los hermanos en el cuarto gran ciclo de logro, entonces será este trabajo realizado.


REGLA DOCE

Que el grupo sirva como Acuario indica; que Mercurio apresure al grupo sobre el Camino ascendente y que Tauro traiga iluminación y el logro de la visión; que la marca del Salvador, a medida que el grupo se esfuerza en Piscis, sea vista por encima del aura del grupo.


REGLA TRECE

Que el grupo se disponga a revelar el misterio oculto. Que el grupo demuestre el significado superior de las lecciones aprendidas, y estas son cuatro y sin embargo son una. Que el grupo comprenda la Ley de Síntesis, de unidad y fusión; que el triple modo de trabajo con eso que es dinámico lleve al grupo unido hacia los Tres Superiores donde la Voluntad de Dios domina; que la Trasfiguración siga a la Trasformación y pueda la Trasmutación desaparecer. Que el O.M. sea oído en el centro mismo del grupo, proclamando que Dios es Todo.


REGLA CATORCE

Conozcan. Expresen. Revelen. Destruyan. Resuciten.


NOTA: estas grabaciones fueron hechas en medio de la revisión y afinación de las traducciones desde aquél inglés «provocador-de-pensamiento» (thought-provoking) apenas descubierto a nuestro idioma español, tratando de que sea lo más fiel posible y produzca similar efecto provocador-de-pensamiento. Por esta razón puede haber algunas diferencias con los textos ya corregidos para la próxima edición del libro.