INVOCACIÓN Y EVOCACIÓN (Mantras)

Debe recordarse que la Ciencia de Invocación y Evocación constituye un esfuerzo recíproco. La humanidad no podría ser invocadora si la Jerarquía espiritual (incluyo en el término a Shamballa y a la Jerarquía planetaria) no evocara al espíritu del hombre.

La invocación está relacionada con la radiación. La evocación con el magnetismo. Éstos son dos puntos dignos de consideración.

La invocación de la humanidad puede evocar y evocará respuesta de la Jerarquía espiritual y dará la primera demostración, en vasta escala, de esta nueva ciencia esotérica -esotérica porque está basada en el sonido. De allí el empleo del OM.

[Párrafos extraídos del Tratado sobre los Siete Rayos T° V, Los Rayos y las Iniciaciones]

MANTRAS

Mantra del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

Que el Poder de la Vida Una fluya a través del Grupo de todos los verdaderos servidores.

Que el Amor del Alma Una caracterice la vida de todos los que tratan de ayudar a los Grandes Seres.

Que cumpla mi parte en el Trabajo Uno, mediante el olvido de mí mismo, la inofensividad y la correcta palabra.

(este mantra se recita en todo el mundo, todos los días a las 17 horas)

Mantra de Unificación

Los hijos de los hombres son uno y yo soy uno con ellos.
Trato de amar y no odiar,
Trato de servir y no exigir servicio,
Trato de curar y no herir.

Que el dolor traiga la debida recompensa de luz y amor.
Que el alma controle la forma externa,
la vida y todos los acontecimientos;
Y traiga a la luz el amor que subyace en todo cuanto ocurre en esta época.

Que vengan la visión y la percepción interna.
Que el porvenir quede revelado.
Que la unión interna sea demostrada.
Que cesen las divisiones externas.
Que prevalezca el amor.
Que todos los hombres amen.

La Promesa del Servidor

Acerca de este mantra, en el Tratado sobre los Siete Rayos T° II, Sicología Esotérica, se nos dice:

Quizás la sugerencia más valiosa que puede hacerse al hombre o a la mujer que tratan de actuar como verdaderos servidores es pedirles que pronuncien diariamente, poniendo detrás de las palabras el corazón y la mente, la dedicación del Catecismo Esotérico que se halla al final del libro Iniciación Humana y Solar. Quisiera recordar a dichos servidores que si se rebelan o desalientan por las ideas contenidas en las palabras, quizás indique cuán necesario es que este objetivo de la vida se plasme en sus conciencias. La promesa es:

Solemnemente me comprometo,

Desempeño mi parte con firme determinación y decidida aspiración,
miro arriba, ayudo abajo; no sueño ni descanso; trabajo duro; sirvo; cosecho; ruego;
yo soy la cruz; yo soy el camino; huello sobre mi trabajo realizado; me elevo sobre mi yo vencido; mato el deseo, me esfuerzo, olvidando toda recompensa. Renuncio a la paz; resigno el descanso, y en la tensión del dolor me pierdo a mí mismo para encontrarme a Mí mismo y así penetrar en la paz.
Solemnemente me comprometo a realizar todo esto invocando a mi yo superior.

Aspiración del Grupo

Que los Grandes Seres, cuyos discípulos aspiramos ser, nos muestren la luz que buscamos y nos den la poderosa ayuda de su compasión y su sabiduría.

Hay una Paz que a toda comprensión trasciende,
es la que mora en el corazón de quienes viven en lo Eterno.

Hay un Poder que todas las cosas renueva,
es el que vive y se mueve en quienes saben que el Yo es Uno.

Que esa Paz sea con nosotros, que ese Poder nos eleve,
hasta llegar donde el Único Iniciador es invocado, hasta ver el fulgor de Su estrella.

Que la Paz y la Bendición de los Grandes Seres se difunda por los mundos.

PAZ       PAZ       PAZ